1ª jornada de la Procura con la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE

60 procuradores y huissiers de justicia participaron en la primera jornada organizada conjuntamente por la Procura y la Oficina Europea de Protección Intelectual (EUIPO). El encuentro tuvo lugar el pasado 10 de febrero en la sede de esta agencia europea, en Alicante, y contó con una destacada representación de la Unión Internacional de Huissiers de Justicia (UIHJ). El objetivo era buscar nuevos campos de colaboración y actuación en el ámbito de la protección de marcas, dibujos y modelos.

La jornada, organizada por el Consejo General de Procuradores y el Colegio de Alicante, con la colaboración de la EUIPO y la UIHJ, se articuló en siete ponencias en las que se analizaron diferentes materias, culminando todas ellas en una última sesión dedicada a investigar las vías de potenciación de  la Procura en materia de propiedad intelectual. Distintos ponentes de la EUIPO y la UIHJ explicaron el trabajo que realizan ambas instituciones, así como cuestiones más de detalle del trabajo de los huissiers en los distintos países europeos en relación con la protección de la propiedad intelectual, la práctica de pruebas y el levantamiento de actas, el Reglamento de la UE sobre la prueba, el procedimiento de embargo por falsificación de marca, y las perspectivas de futuro en cuanto a la evolución tecnológica y la necesidad de cooperación transfronteriza y armonización. Las intervenciones se produjeron en inglés, francés y español y contaron con un servicio de traducción simultánea en los tres idiomas. El presidente del Consejo General de Procuradores, Juan Carlos Estévez, agradeció el trabajo de la decana de Alicante, Pilar Fuentes, para hacer posible esta jornada, así como la colaboración de la EUIPO y la UIHJ, organización esta última con la que la Procura lleva ya muchos años de intensa relación. El espíritu de esta  iniciativa, explicó, es que “todos podamos aportar nuestro grano de arena a esa construcción de Europa que está basada en la seguridad jurídica”,  tanto preventiva como curativa, lo que se facilita gracias a entidades como la EUIPO que ayudan a cimentar el porvenir de la UE. “Y si algo significa  Europa –añadió– no solo es la colaboración entre países, sino entre profesionales”, muchos millones de personas de distintas profesiones liberales “sin cuya aportación no existiría Europa tal como la conocemos”.

Entre ellos están los huissiers de justicia o los agentes de  ejecución, “de cuya familia o estirpe presumimos también los procuradores de formar arte”, aseguró Estévez, con la ambición además de hacerlo “con más derecho si cabe” dada “nuestra reivindicación de que se plasmen legislativamente aquellas funciones que ya venimos haciendo desde hace mucho tiempo en el ámbito de la ejecución”. “Está ya ahí muy cerca y puede producirse en un periodo de tiempo muy corto”, aventuró ante sus colegas europeos.

El derecho de propiedad intelectual, explicó Estévez, es relativamente moderno en el ámbito del derecho mercantil, teniendo su origen en 1883 en el Convenio de París sobre propiedad industrial y posteriormente en 1886 con el Convenio de Berna sobre protección de obras artísticas. “Ahí empezó todo, y ha culminado en estas maravillosas e imponentes instalaciones” –dijo en alusión a la sede la EUIPO en Alicante– “que son la expresión de la modernidad en el ámbito de la propiedad intelectual, que cada vez se hace más complejo y más necesaria su regulación, dada la globalización del mundo, y donde conviene tomar medidas estándar que afecten por igual a todos los países y no se limiten al ámbito del derecho local o nacional de los distintos países”. 

Como explicó Pilar Fuentes, decana del Colegio de Alicante y una de las impulsoras de este evento, “juntos somos más fuertes”, de ahí la importancia  e continuar trabajando en el seno de la UIHJ para seguir las recomendaciones dela Comisión Europea para la Eficacia de la Justicia (CEPEJ) equiparando los sistemas de justicia europeos, también en lo relativo a la ejecución de las resoluciones judiciales, incluyendo figuras como la del  gente de ejecución. Y de abrir nuevos campos de actuación, ya que “lo importante no es solo dónde estemos, sino también hacia dónde miramos”. Encuentros como el celebrado en Alicante, insistió, “estrechan la colaboración y el apoyo para entre otras cosas seguir poniendo en valor nuestra  profesión, abriéndonos caminos con el ejemplo del derecho comparado y realizar mejoras imprescindibles que reflejan la importancia que tiene”. Cuando soplan vientos de cambio, abogó, es mejor “construir molinos en vez de muros”.

EL PAPEL DEL HUISSIER

El presidente de la UIHJ, Marc Schmitz, agradeció el esfuerzo de los procuradores para propiciar una reunión que posibilita el conocimiento mutuo, tanto de las competencias de la EUIPO como de las profesiones jurídicas representadas en la UIHJ, a fin de analizar “cómo podemos interactuar juntos en la protección de los derechos de la propiedad intelectual”, cada vez más comprometidos en un mundo digital e interconectado y susceptibles de ser víctimas de la falsificación o la piratería.

El impacto de la falsificación, reflexionó, va mucho más allá de la violación de un derecho de propiedad intelectual, ya que “socava el desarrollo de las empresas en todos los sectores económicos y fomenta actividades ilegales, como infracciones de la legislación laboral o de las normas de fabricación de productos”, además de amenazar directamente la salud y la seguridad de los consumidores. “La lucha contra la falsificación es una necesidad y se ha convertido sin duda en una prioridad”, sentenció.

En este esfuerzo, los huissiers de justicia o las profesiones análogas pueden ayudar, junto con jueces y abogados, como una de las figuras emblemáticas de la seguridad jurídica, que se conjuga con el Estado de derecho. Así, las principales tareas de los huissiers son, según los países, la  notificación o traslado de documentos y la ejecución de las resoluciones judiciales, aunque también puede desempeñar un papel esencial en la  administración de la prueba, en particular en los países en los que el huissier tiene entre sus facultades el levantamiento de actas. Esta es una de las atribuciones accesorias mencionadas en el punto 34 de las directrices de la CEPEJ sobre la ejecución de 17 de diciembre de 2009.

“A menudo se critica a los tribunales por ser lentos y caros, y los juzgados suelen estar abarrotados, pero muchos casos pueden evitarse con un acta del huissier. El levantamiento de actas no solo evita muchos juicios, sino que salvaguarda los derechos de todos en caso de que surja un pleito. Es el  método de administración judicial de la prueba por excelencia”, agregó. De hecho, puntualizó el presidente de la organización internacional, se ha asistido a la aparición de nuevos tipos de actas que hace veinte años parecían completamente utópicas, en alusión al papel preponderante que Internet ha adquirido tanto en el ámbito privado, con el desarrollo de las redes sociales, como en el comercial con la proliferación de sitios web de venta online, hasta convertirse en un hábito de consumo. El resultado es un cambio en el enfoque de los litigios; las actas que antes se levantaban en tiendas o en la calle para probar la competencia desleal o la infracción de los derechos de autor hoy en día deben realizarse en Internet.

Existe además un segundo ámbito de actuación de los huissiers en relación con la propiedad intelectual, además de levantar actas, y es el de las  incautaciones y embargos, mediante un procedimiento en el que uno o más peritos designados por el juez, acompañados de un huissier, proceden a describir todos los objetos, elementos, documentos o procesos susceptibles de establecer la supuesta infracción, así como el origen, destino y alcance de la misma. Esta operativa, aseguró Marc Schmitz, “es una herramienta extremadamente poderosa y eficaz” para obtener pruebas de falsificación  cometida por un tercero.

Por último, el huissier o agente de ejecución se sitúa en el centro de la ejecución de las resoluciones judiciales que condenan a los falsificadores a pagar multas o daños y perjuicios por su comportamiento ilícito, ya que dispone de un amplio abanico de mecanismos procesales para proceder al cobro de las cantidades adeudadas. Los huissiers aprovecharon la cita para celebrar un día antes en la nueva sede del Colegio de Procuradores de Alicante una reunión conjunta del bureau de la Unión Internacional de Huissiers de Justicia, de la que es vicepresidente el procurador español Luis  Ignacio Ortega, y del comité ejecutivo de la Unión Europea de Huissiers de Justicia (UEHJ), la rama europea de la organización que integra a 24 países y de la que también forma parte el Consejo General de Procuradores de España.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.